Controlar la Ansiedad y Ataques de Hambre

Cuantos de nosotros no hemos tenido ataques desesperados de hambre en dónde queremos comernos la nevera entera, aunque parezca exagerado, así es como lo expresamos en primer instancia. Los momentos del día en que se hacen más frecuentes los ataques de hambre son por la tarde y altas horas de la noche, por ello no es casual encontrarnos sonámbulos en la nevera buscando que comer o expresar por la tarde “Tengo ganas de comer algo dulce”.

Estos ataques de hambre son muy amenazadores para una dieta equilibrada, pueden contener mucha azúcar refinada o calorías vacías, por ello es fundamental que sepamos cómo mantenerlos a raya. La práctica más común que nos protege contra estos ataques es comer cada 3 horas, en lugar de comer mucho pocas veces en al día, lo ideal sería comer 3 comidas principales y meriendas entre ellas; es decir:

Controlar la ansiedad y ataques de hambre

Controlar la ansiedad y ataques de hambre

La merienda sirve como especie de puente entre las tres comidas principales, dicho de otro modo, nos ayuda a tener la energía necesaria para llegar a la siguiente comida sin haber sufrido algún ataque de hambre. Además de calmar el hambre, mantiene controlados los niveles de azúcar en la sangre. Comer cinco comidas saludables nos mantiene lleno por más tiempo que 3 banquetes desmesurados.
Otra clave reside en preparar comida de calidad, sana y equilibrada; si calmamos nuestro apetito con alimentos naturales y nutritivos, estaremos condicionando un organismo en óptimas condiciones. Pero si en lugar de ello comemos alimentos altos en azúcar refinada o sodio, estaremos propensos a subir de peso y sufrir con más frecuencia de ataques de ansiedad.
Cuando hacemos dieta tenemos que poner ese toque de ingenio y creatividad en nuestro menú diario, así evitaremos aburrirnos con facilidad y al mismo tiempo comer con mucho gusto, porque si piensas que hacer dieta es comer desabrido y sin gusto estas totalmente equivocado.
Realizar actividad física, educativa, recreacional o de entretenimiento, también fomenta el control del apetito. Cuando sientan un ataque de hambre hagan 100 abdominales y verán como desaparece, estaremos tan agotados que no podríamos ni movernos (Ja, ja, ja). Todo forma parte de mantenerte centrado y enfocado, evitando que tu mente sea perturbada por malos hábitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *